lunes, 29 de noviembre de 2010

Psicoterapia...


Observándome y observando a otras mujeres me doy cuenta de que pertenezco a un tipo de mujer que seguramente reconoceréis, hasta es posible que quizá alguna – o alguno- os identifiquéis.

Somos mujeres que aparentamos mucha disposición y que, sin embargo, cargamos con un gran lastre de miedo interior. Somos vulnerables al parecer de los demás y especialmente buscamos el beneplácito de los hombres, posiblemente debido a algún conflicto en la infancia con la figura del padre. Somos voluptuosas y utilizamos la seducción como vía para ser reconocidas, también como mecanismo de defensa, lo cual ¡ojo! entraña ciertos peligros.

Poner en la palestra -inconscientemente- una y otra vez la capacidad de seducción, deteriora el ego. Esos valores infantiles  cuya felicidad depende del beso del príncipe, esos modos de sentir heredados del medievo e infiltrados desde pequeñas (Cenicienta, La bella durmiente, Pretty Woman , etc )  hacen que consideremos nuestro ser, nuestro cuerpo y nuestra alma como un dispositivo en marcha  cuando es deseado. 

Este anhelo conciente o inconciente  de resultar atractiva coloca la autoestima en el punto de mira de los demás (ellos, que puede ser uno, muchos o todos), por lo tanto es dependiente, vulnerable y fragilísima.

No somos santas -ni las víctimas exclusivas de este sistema-. Sabemos del gran poder que confiere el sexo y lo utilizamos a nuestro beneficio. Podemos ser asquerosamente manipuladoras, falsamente zalameras y teatralmente calientes, aunque el mamarracho que tengamos delante nos importe un pito y no tengamos interés aparente en lisonjear su vanidad ¿o es la nuestra la que lisonjeamos?. 
  
En nuestra defensa diré que no suele haber una planificación consciente, sino que nos “sale así”.

Si tenemos la suerte de ser bonitas nos va fenomenal en los años de juventud porque somos muy valoradas entre el sector masculino, aunque nuestras relaciones con ellos llevan invariablemente el componente sexual de por medio, lo cual puede adulterar las relaciones personales, laborales o profesionales.

Envejecer, sin embargo, se hace especialmente complicado. Envejecer supone una cierta humillación, hacen falta dosis ingentes de humildad para hacerlo con estilo. Cuanto mayor haya sido la belleza exterior, o mejor, la importancia que se le haya dado al aspecto, más dura es la aceptación del correr de los años y sus estragos en el cuerpo, más difícil bajarse de los tacones. Las más patológicas se sienten impedidas para pasar la frontera....

No escribo esto por que me sienta asi...
pero algun dia llegara...
solo son sentimientos adelantados...
angustias tempranas?
crisis de los 40s?
no lo se...
por suerte, me pongo asi de sincera casi nunca......

8 comentarios:

  1. Mi estimada Sole.. fue un placer haber comparito unos minutos de chat contigo ayer por la noche.. en rlación a esta entrada.. creeme que a mis 30 hay mujeres sobre los 40 que definitivamente tienen ese aire de sensualidad, seguridad, conocimiento, y lujuria que daría ganas de tomarlas en cualquier lugar sin mas arrancarles la ropa, besarlas desde la frente hasta los dedos de los pies. y embeberse entre los brazos, sentirse raSGUÑADOS POR sus uñas pintadas y enredados entre los cabellos.. WOW.. seguro llegarás a los 40 con mucho estilo.. aunque no te conozco personalmente

    ResponderEliminar
  2. Hay personas (y eso no tiene que ver con el género) que se ponen cada vez más interesantes y agradables con el paso de los años. Como los buenos vinos, añejan y toman color y textura deliciosos. Y claro, eso incluye su capacidad de atracción y seducción...

    Esas personas, con las hojas del calendario, ya no tendrán las carnes tan firmes y tersas como antes, pero tienen la experiencia de su lado y eso, aunque se quiera negar, vale más que mil espejos, cirugías o maquillajes juntos.

    Y si no, fíjate en una cosa: que hace a un hombre más interesante a los ojos de una mujer, cómo definen el calificativo "interesante" cuando no se trata de una cuestión puramente sexual? Es igual en el caso de las mujeres, con el paso de los años se tornan sorprendentes, agregando nuevos enigmas a su prolongado dominio sobre el género masculino

    ResponderEliminar
  3. Freddy, gracias.. a mi tamb me gusto la charla...
    sobre tu deseos para conmigo.. mmm suena interesante... jajaja
    besos
    pierce,..como siempre... tus palabras siempre encuentran el momento adecuado para unirse en frases llenas de razon y galanteria...
    un beso...

    ResponderEliminar
  4. Apreciada Sole:

    Nos ha encantado tu forma de escribir, de expresar tan claramente, y con mucha elegancia, aquellos detallitos de inseguridad que pueden agobiar a las mujeres, y si, pasados ciertos años, con más fuerza.

    Que interesante. Felicitaciones de corazón por el espacio que has logrado crear.

    Dos fuertes abrazos,

    Sra. y Sr. SPAGUETTIS

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias amigos Spaguettis...
    me gustaria me dejen algunos nombres para ubicarlos..
    solo momentos , como dice el titulo de psicoterapia personal.. donde una se descubre en sus temores y razonamientos inconcientes.
    de todas formas, me encanta ser quien soy, ser como soy, la edad que tengo, etc..
    asi que vamos para adelante sin temores ni tabues..
    gracias por leerme.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Hola Sole, cada vez disfruto más leer lo que escribis, me cautiban tus pensamientos... aunque esta vez no me sienta al cien por cien identificada, no se si es porque no estoy tomando conciencia de los años que pasan, o es simplemente porque siento que POR FIN estoy viviendo la vida. Yo no me sieno menos que una mujer más joven, la juventud se lleva en el alma. De echo disfruto más de mi cuerpo ahora que a los 17 o 24. Y admito que el deporte no es mi fuerte. Tampoco lo atificial ( suena paradogico ya que me tiño jajajaaja) no sofro cuando cruzando una década, la disfruto. Quizas me valla a pasar en dos años, si aún estamos contactadas te lo voy a decir. Te dejo un beso beso y un abrazo, soy Graciela desde Bs. As. Argentina

    ResponderEliminar
  8. crisis de los 40..mmmm....son muy buenas..esas crisis...y es muy cierto lo que tus sentimientos adelantados dicen....mmm...besos...muchos....

    ResponderEliminar

Nos encantaria que nos dejes un comentario...
Gracias por tu visita..
Sole

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...